A vueltas con la Catedral de la Almudena, por el Gral. Juan Chicharro.

El 20 de noviembre de 1975 falleció en Madrid el Generalísimo Franco. Parece cierto según explica Rufo Gamazo, asesor y amigo personal de Carlos Arias Navarro, presidente del Gobierno en 1975 y publicado en El País en el año 2010 que:

«Semanas antes de la muerte de Franco, el presidente Carlos Arias preguntó a la hija del jefe del Estado, Carmen Franco Polo, si la familia tenía alguna previsión sobre el lugar de enterramiento de su padre: “Ninguna”, respondió Carmen Franco Polo”.

Y no menos cierto, sino muy real, es que la decisión de enterrar al Caudillo en el Valle de los Caídos, fue tomada por el gobierno de Arias Navarro y firmada por S.M. el Rey Juan Carlos I.

A  nadie extrañó entonces esa decisión, digan ahora lo que digan, sino que fue asumida por el pueblo español con toda naturalidad. Hoy cuando se escriben tantas barbaridades con la ignorancia propia de quien no es capaz de comprender que la historia no puede ser escrita desde la perspectiva actual, sino desde la de la época, cabe recordar la razón por la que se construyó  la Basílica del Valle de los Caídos  y para ello basta con leer el decreto de 23 de agosto de 1957, que constituía la Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos: en su párrafo primero, después de invocar el «perdón evangélico», y los lustros de «unidad y hermandad entre españoles», transcurridos desde el final de la guerra, dice claramente que «ha de ser el Monumento a todos los caídos, sobre cuyo sacrificio triunfen los brazos pacificadores de la Cruz». Incluso «The New York Times» titulaba el 3 de abril de 1959: «El general Franco ofreció el ramo de olivo de la paz a los millones de españoles que entre 1936 y 1939 lucharon al lado del Gobierno republicano vencido», refiriéndose a la inauguración del monumento.

No, a nadie extrañó que el Generalísimo, fundador e impulsor de la construcción del Valle de los Caídos, fuera enterrado allí y desde la FNFF defendemos la justicia de aquella decisión oponiéndonos a los deseos del Sr. Sánchez de exhumar sus restos. El Generalísimo tiene que seguir reposando en el Valle.

Continuar leyendo:

https://fnff.es/actualidad/629306468/A-vueltas-con-la-Catedral-de-la-Almudena-por-el-Gral.-Juan-Chicharro.html

Carta del Rey Juan Carlos pidiendo enterrar a Franco en el V alle