FRANCO-5, SANCHEZ-0:todos los frentes que la familia ha ganado al Gobierno.

Carmen Martínez-Bordiú es duquesa a pesar del Gobierno, que tampoco logra exhumar a Franco. Además, la Fundación ha crecido un 30%

Pedro Sánchez se convirtió en presidente del Gobierno el 2 de junio de 2018 con una promesa: exhumar a Franco. En el año que ha transcurrido, su lucha contra el dictador ha sido tal que hasta Unidas Podemos le acusó de hacer un uso electoralista del ex jefe del Estado. Ni el impuesto al diesel, ni el conflicto catalán dieron tantos titulares a Sánchez en su primera etapa de presidente. Una vez celebradas las elecciones generales y en plenas negociaciones para ser investido, el socialista se olvidó de la familia Franco, que sigue ganando batallas. Con Sánchez en funciones hasta por lo menos después del verano, además de decidir dónde se irá de vacaciones, habrá que ver cómo afronta su lucha contra los Franco.

1. DUCADO DE FRANCO

La exhumación no fue el primer frente con el que Sánchez quiso debilitar a los Franco. Eligió atacarles con una medida tomada por Don Juan Carlos.Carmen Franco falleció el 29 de diciembre de 2017. Tres meses después, su hija mayor, Carmen Martínez-Bordiú, solicitó el ducado de Franco ante el Ministerio de Justicia. Se trata de un título nobiliario que el Emérito concedió a Carmen Polo por los servicios que su marido había prestado a España. Rafael Catalá firmó la concesión del título a la nietísima el 31 de mayo del año pasado, a dos días de la moción de censura. Así, el ministro popular dejaba el título resuelto a falta de la carta que debe sancionar el Rey. Dolores Delgado, la sucesora de Catalá, prorrogó en el tiempo el último trámite mientras el Gobierno prometía hacer lo posible por eliminar el título del elenco de la nobleza.

La promesa quedó en nada. El pasado mayo, como publicó ElConfidencial, Carmen Martínez-Bordiú recibió la carta de sucesión. «No tiene que aparecer en el BOE, pero es el documento que acredita que ya se tiene el título y va con la firma del Rey», explican a LOC desde el departamento jurídico de la Diputación de la Grandeza. Ellos confirman a este medio que Carmen ya es duquesa de Franco, aunque desconocen la fecha exacta de la expedición. Desde el Ministerio de Justicia y Casa Real tampoco facilitan el dato. «Ha habido un importante retraso en la concesión. Nunca, si no hay más solicitantes, se demora tanto como un año», insisten en la Diputación. Con retraso o no, Carmen es duquesa de Franco.

2. EXHUMACIÓN

El segundo tema que el Gobierno sanchista tiene enquistado es la exhumación. Nunca un muerto tuvo tantos anuncios oficiales en el Consejo de Ministros. En una rueda de prensa que se celebró el 29 de junio del año pasado, Isabel Celaá reconoció que el Ejecutivo estaba «decidido y determinado» a exhumar los restos «de manera inmediata». Dos semanas después, el 17 de julio, Pedro Sánchez se comprometió en el Congreso a trasladar el cuerpo del dictador «en muy breve espacio de tiempo». La cosa continuó en agosto. En el Consejo de Ministros del día 24, el Ejecutivo aprobó un decreto ley para la exhumación. Esta vez fue la vicepresidenta, Carmen Calvo, quien dio las explicaciones y anunció que podrían terminar los trámites «antes de finales de año».

En todos los intento del Gobierno para trasladar los restos de Franco han encontrado a una familia en firme oposición a su decisión. En el Consejo de Ministros del 31 de agosto, Isabel Celaá dijo que habría exhumación pese a todo. Los anuncios del Gobierno dispararon las visitas al Valle de los Caídos mientras el Ejecutivo llevó el decreto de la exhumación al Congreso.

Las promesas vacías obligaron a Pedro Sánchez a reconocer en noviembre que la salida de Franco se retrasaba hasta 2019. En febrero aseguraron que la exhumación se encontraba «en sus últimos momentos administrativos» y ya a finales de ese mes, Celáa reconoció que lo llevarían a cabo «si el Gobierno tiene tiempo». En marzo, el Ejecutivo puso de nuevo fecha a la exhumación: el 10 de junio. La promesa quedó en nada después de que el 6 de junio el Supremo la suspendiera como una medida cautelar pedida por la familia. Un año después, Franco sigue en su tumba y el Gobierno sin cumplir fechas.

3. PAZO DE MEIRÁS

Otro frente de ataque a la familia es su patrimonio. Sobre todo lo que concierne al pazo de Meirás. Antes de morir, Carmen Franco tuvo tiempo para dejar su legado en orden. Entre sus planes estaba la venta del pazo. Fue el pasado agosto cuando la inmobiliaria Mikeli anunció la salida al mercado de la casa de veraneo de Franco. Desde hace años, la Xunta y partidos como el Bnga intentan recuperar un pazo que, aparentemente, nunca fue del Gobierno. El último movimiento proviene del Ejecutivo. Hace unas semanas, la Abogacía del Estado sacó un documento de 1938 en el que se asegura que el palacete se compró para que el jefe del Estado del momento veraneara allí. Dicho papel no está anotado en el Registro. Lo que sí figura es que, tras la donación, Franco hizo un documento de compra-venta para quedarse con el pazo, que pasó por herencia a manos de su hija. Nunca de la Xunta.

……….

Continuar leyendo:

https://www.elmundo.es/loc/famosos/2019/07/27/5d396c6121efa0f8758b456e.html