La apuesta francesa por la Supremacía estratégica: submarinos nucleares con misiles guiados y satélites espaciales

En la entrada FRANCIA Y LA MILITARIZACION DEL ESPACIO del mes de febrero de 2019 comentamos en informe aprobado por la Asamblea Nacional francesa el 15 de enero de 2019 sobre las necesidades del sector espacial de defensa en el que se destacaba la casi absoluta dependencia de la estructura socioeconómica nacional de los sistemas de espaciales hasta el extremo de indicar que ya “no podemos prescindir de ellos”. La preocupación de los diputados franceses surgió por las informaciones cada vez más preocupantes de que otras potencias se están dotando con aparatos espaciales que son capaces –o lo serán en un espacio de tiempo muy breve– de interferir, controlar, manipular y destruir otros satélites en el espacio al extremo de afirmar que “la guerra en el espacio ha comenzado y Francia debe saber realizar acciones ofensivas”. Por tanto, Francia se enfrenta a un escenario de vulnerabilidad de sus sistemas espaciales que debe ser atajado o, al menos, contrarrestado. En el documento parlamentario se establecen los pasos, las infraestructuras, los medios y los recursos necesarios para construir una respuesta nacional creíble, es decir, tener la capacidad de “neutralizar una amenaza en el espacio”, y entre ellos se proponía la creación de un organismo militar independiente dedicado a la defensa de los satélites espaciales. Sobre la base de estas propuestas el presidente Macron anunció durante el discurso conmemorativo de la Fiesta Nacional del 14 de julio de 2019 la creación de un nuevo Mando Espacial dentro de las Fuerzas Armadas. La misión de este nuevo mando militar, que se pondrá en marcha el próximo mes de septiembre, es la protección de los satélites que Francia tiene en el espacio, lo que, en palabras del presidente, es una “auténtica cuestión de seguridad nacional”. Y, parece que siguiendo la estela de otros visionarios dirigentes mundiales, ha anunciado que se convertirá en el germen de las futuras Fuerzas Aeroespaciales nacionales, que tendrán el cometido de garantizar la defensa de los intereses nacionales en los espectros aéreo y espacial del conflicto. Debemos recordar que el presidente Macron estuvo dos días antes en Cherburgo donde asistió a la botadura oficial –la no oficial se producirá a finales de este mismo mes– del primer submarino nuclear de ataque de la nueva clase Barracuda, bautizadoSuffren, y que dotará por primera vez a las Fuerzas Submarinas de la Marine Nationale de la capacidad de lanzamiento de misiles de crucero de largo alcance. Por sus declaraciones parece que el presidente Macron ha entendido rápidamente una regla básica de la guerra posmoderna: la efectividad de las armas guiadas de precisión depende de la existencia de un sistema de comunicaciones espaciales autónomo que no pueda ser apagado por terceros –y que ya existe gracias al programa europeo Galileo– y de la capacidad de mantener la integridad de ese sistema en caso de conflicto. Por eso planteamos en una entrada anterior en qué punto de degradación de dichos sistemas comenzarían las grandes potencias a activar las defensas estratégicas. En realidad, en un mundo crecientemente multipolar se complicada cada vez más la ecuación de la estabilidad estratégica.

Por Luis V. Pérez Gil.

Doctor en Derecho con Premio Extraordinario por la Universidad de La Laguna (ULL). Miembro de la Asociación Española de Profesores de Derecho Internacional y Relaciones Internacionales (1997) y de la European Society of International Law (2010). Ha ejercido como Investigador y Profesor Asociado en el Dpto. de Derecho Internacional y Procesal de la ULL. Ha realizado estancias de investigación en el Centro de Estudios Internacionales de El Colegio de México, el Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad de Chile, el Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Santiago de Chile, el Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad Arturo Prat (Chile), el Centro Iberoamericano de la Universidad de Pécs (Hungría). Ha sido coordinador de seminarios internacionales en la Universidad de Santiago de Chile y en la Universidad de Viena. Consejero de la revista «Política y Estrategia» (ANEPE, Chile) (2009-2010), Consejero Editorial Internacional de la misma (2011-2018), Consejero Internacional de «Estudios de Seguridad y Defensa» (ANEPE) (2012-2015) y miembro del Consejo Asesor de «Iberoamericana Quinqueecclesiensis» (Pécs, Hungría) (2013).

 

Ver el Blog:

https://www.blogger.com/profile/03743441683068028299